El mundo entero celebra esta noticia: Se ha descubierto la cura para la leucemia

Al poco tiempo de haber aplicado la inyección, el cáncer se había extendido por todo su cuerpo y casi de inmediato se convirtió en no detectable”, añadió Russell. El caso de la fémina de 50 años de edad, viene a dar respuesta a las suposiciones que muchos médicos a escala mundial, venían realizando sobre el antídoto para atacar la enfermedad que sigue afectando a miles de personas en el mundo. Un grupo de médicos estadounidenses logró sanar a una paciente que padecía leucemia inyectándole una vacuna contra el sarampión. La noticia llena de emoción a los profesionales de la salud de todo el mundo, quienes han intentado por muchos años buscar un antídoto para combatir la terrible enfermedad. La beneficiaria fue identificada como; Stacy Erholtz de 50 años de edad, quien a mediados del año 2013 se encontraba sumida en el dolor, tras quedar sin opciones de tratamiento para atacar su leucemia (cáncer en la sangre). Su desesperación la llevó a participar en un ensayo que promueve un grupo de investigadores sin fines de lucro hace más de 150 años en la Clínica Mayo, al oeste de Estados Unidos. Entre tanto, el investigador principal del proyecto, Stephen Russell reveló que a Erholtz le inyectaron en la sangre una vacuna contra el sarampión en una dosis lo suficientemente fuerte como para inocular a 10 millones de personas. “Al poco tiempo de haber aplicado la inyección, el cáncer se había extendido por todo su cuerpo y casi de inmediato se convirtió en no detectable”, añadió Russell. Subrayó que el experimento confirma las suposiciones que muchos médicos habían realizado por muchos años y que hasta la fecha no se habían comprobado en los seres humanos. “Se trata de un hito. Hemos sabido durante mucho tiempo que podemos inyectar un virus por vía intravenosa y destruir el cáncer metastásico en ratones. Pero hasta ahora nadie ha demostrado que se puede lograr en humanos”, aseveró Russell. A mediados de febrero del 2014, un grupo de investigadores logró dar con un tratamiento que entrena al sistema inmune de pacientes con leucemia avanzada para que este frene a las células cancerosas. Los resultados del estudio revelaron que el tratamiento podría mejorar la inmunoterapia contra el cáncer.

Las lágrimas de alegría y de tristeza no son iguales al microscopio

Fotos: Rose-Lynn Fisher

Podemos llorar por muchas razones, podemos llorar de rabia, de alegría, de pena, o porque estamos cortando cebollas. Un día, la fotógrafa Rose-Lynn Fisher se preguntó si las todas las lágrimas serían iguales. Fisher recogió distintas lágrimas, las dejó secar, y las observó bajo el microscopio. El resultado es una interesante exposición llamada The Topography of Tears (La topografía de las lágrimas). Según Smithsonian, existen tres tipos básicos de lágrimas: las lágrimas de origen psíquico, causadas por emociones muy intensas, las lágrimas basales, que son las que el ojo genera continuamente para lubricarse, y las lágrimas reflejas, que son las provocadas por un agente externo como la proverbial cebolla. Incluso dentro de las lágrimas psíquicas, las causadas por el dolor son claramente diferentes de las lágrimas de alegría. De nuevo, la ciencia tiene una respuesta para esto. Las lágrimas son un compuesto mucho más complejo de lo que parece formado por diferentes tipos de aceites, anticuerpos y encimas suspendidos en una solución ligeramente salina. Las lágrimas también contienen sustancias neurotransmisoras como la endorfina (asociada a la euforia o el placer) y la encefalina (asociada al dolor). Todas estas sustancias químicas, las que se mezclan desde el exterior como en el caso de las lágrimas reflejas, y la propia abundancia de lagrimeo hacen que las sales cristalicen de diferente manera al secarse. En la web de Fisher, al final de este párrafo, tenéis más imágenes de lágrimas al microscopio. Aunque tenga su explicación científica, el hecho de que las lágrimas de alegría sean distintas de las de pena resulta extrañamente reconfortante. [Rose-Lynn Fisher vía Smithsonian]

Fuente: http://es.gizmodo.com/

Hallan una proteína que frena el cáncer de mama y la metástasis de pulmón

EFE | Madrid |

 Investigadores españoles han descubierto que la proteína TC21 juega un papel esencial en el desarrollo del cáncer de mama y de la metástasis de pulmón, dos procesos malignos que quedan bloqueados cuando se elimina o inhibe esta proteína. La investigación, dirigida y presentada en una rueda de prensa por el investigador del CSIC en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC-IBMCC), Xosé R. Bustelo, se publica en Nature Communications y ha sido financiada por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). El estudio preclínico realizado con ratones ha confirmado que al inhibir esta proteína no solo se impide el crecimiento de los tumores de mama más comunes y de la metástasis de pulmón, sino también de los dos tipos de cáncer de pecho más agresivos: el Her2 y los triples negativos, los subtipos más difíciles de tratar debido a su alta malignidad. El estudio también ha permitido descubrir que la inhibición o inactivación crónica de esta proteína "puede hace que el tumor desarrolle mecanismos de resistencia para combatir la inhibición de esta proteína", un riesgo especialmente elevado en las terapias crónicas o muy largas, según Bustelo. Sin embargo, los investigadores también han identificado qué mecanismos moleculares desencadenarían esa resistencia, "lo que significa que también se podrán desarrollar estrategias terapéuticas para prevenirla", ha puntualizado el investigador. "Hemos demostrado que esta proteína puede ser una buena diana terapéutica para el cáncer de mama porque su inhibición no causa daños al organismo y, en cambio, sí es muy efectiva para frenar los tumores de mama y las metástasis de pulmón" pero a partir de ahora los esfuerzos de la investigación se centrarán en encontrar inhibidores de esta proteína. "Es un camino largo que supone años de estudio y de multitud de fases y pruebas hasta llegar a una terapia efectiva" en pacientes pero "vale la pena apostar por ello", ha asegurado Bustelo. Por su parte, Balbino Alarcón, investigador del CSIC en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" de Madrid, y uno de los coautores del estudio, ha explicado que la inhibición también es efectiva para otra clase de tumores como los linfomas pero inútil como diana terapéutica para otros tipos de cáncer como el de piel, el de colon o el de pulmón. Cada año se diagnostican en España unos 22.000 nuevos casos de cáncer de mama, un tipo de tumor que supone un tercio de todos los cánceres detectados en mujeres en nuestro país. En los últimos años, las tasas de incidencia han aumentado por el envejecimiento de la población y por la rapidez de los diagnósticos, que cada vez son más precoces. Sin embargo, aunque el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad han mejorado, este tumor sigue siendo el que más muertes registra (6.300 fallecidas en 2011), debido, principalmente, al desarrollo de resistencias a los tratamientos actuales y, sobre todo, al desarrollo de metástasis que dificultan el tratamiento de las pacientes.
ir arriba